Haciendo lío, sin licuar la fe

250px-Pope FrancisPor Viviana Martínez
En la reciente visita de nuestro querido Papa Francisco a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud  hubo varias ocasiones que nos dejó sorprendidos con sus gestos y mensajes. Uno de los momentos  que más me llamó la atención fue cuando se reunió con el grupo de jóvenes argentinos y les dijo que regresaran a sus parroquias haciendo lío, pero sin licuar la fe.

Con estas palabras el Papa Francisco nos exhortó a todos a no quedarnos de brazos cruzados y asumir un rol protagónico ante la defensa de nuestra fe. Es un llamado a lanzarnos sin miedo al desafío de anunciar la Verdad del Evangelio, en medio de tantas oscuridades en las que se ha adormecido el mundo, llevando al ser humano por caminos errados y confusos.

Hoy en día desfilan ante nuestros ojos una serie de realidades decisivas para el futuro de la humanidad como lo es la familia, el matrimonio, la vida, en los que muchos se empeñan en tergiversar los conceptos, trastocar los valores. Poco a poco estas realidades se van eliminando del camino o simplemente "se licúan" de acuerdo a la necesidad de las personas, al gusto de las masas. Y lo más grave es que también se han dictado leyes a base de la concepción errada de estos conceptos. Y como es ley mucha gente se guiará de acuerdo a lo que dicta la ley, lo que es correcto según la ley, pero no es correcto según la verdad.

Nuestro recordado Papa Emérito, Benedicto XVI, dijo claramente en el año 2005 que si queremos darle un rostro humano al futuro no podemos ignorar el don que significa la familia, fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer para toda la vida que se ordena por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de los hijos (Ver S.S. Benedicto XVI, Carta del Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Consejo Pontificio para la Familia, convocando al V Encuentro Mundial de las Familias, 17 de mayo de 2005).

Como católicos es fundamental defender la Verdad. Por este motivo es que estamos llamados a “hacer lio” . Y  hay diferentes formas de hacerlo, pero debemos usar las mejores estrategias. ¿Qué podemos hacer entonces? Una de las respuestas es la Formación. Asistir a clases de catecismo, leer el Magisterio, un libro que tenga que ver con estos temas, hablar con sacerdotes, consagrados, personas idóneas para un buen consejo espiritual, acudir a los Sacramentos, fortalecernos con la presencia real de Cristo en la Eucaristía, para que podamos dar testimonio de nuestra fe, haciendo lío, siendo coherentes con nuestra fe.

Si nuestra vocación es a la vida matrimonial entonces llevemos a la acción las palabras del Papa Francisco y comencemos haciendo lío en la casa, principalmente formándonos en la fe, conociendo y amando nuestra fe como  familias católicas para que no solo conozcamos la verdad  -y hagamos lío defendiéndola- sino principalmente dando testimonio de ella.

Video Relacionado: El Papa a los jóvenes del mundo: "¡No licúen la fe en Jesucristo!"


Viviana es coordinadora del Ministerio de la Familia Hispana en la Arquidiócesis de Denver y es editora de la iniciativa online www.VivaEnFamilia.com.

 

 

 

Comments (0)

500 characters remaining

Cancel or

Síguenos en

facebook twitter rss

LogoIconSquareRev

JPCG BannerSM