¿Cómo puedo conseguir una mejor comunicación con mis hijos?

loshijos280x200Por Francisco Gras - www.micumbre.com
Los padres tienen que hablar en un lenguaje y contexto, que los hijos les puedan entender. No tienen que hablar el mismo lenguaje que los hijos, pues éstos esperan de sus padres, que les hablen en el idioma de los padres, no en el idioma de los amigos, ni en el que se emplea para hablar con un bebé.

A cada hijo hay que hablarle según su edad, conocimientos y circunstancias. Hacer lo contrario, es engañarles. Los hijos saben diferenciar bien lo que se les dice, lo que se les quiere decir y la forma en la que se les dice.


Los padres tienen que estar siempre dispuestos, a hallar el momento oportuno para empezar las conversaciones con los hijos. Buscando motivos para hacer cosas junto con ellos, y en esos momentos de soledad y tranquilidad, es posible que ambos se encuentren mejor, para conversar y tengan mayor libertad para expresarse. Creando condiciones pacíficas y relajadas, de forma que los hijos sientan que sus padres, son sus abogados defensores y no sus fiscales acusadores. Dando un paseo, haciendo alguna tarea en la casa, empezando un proyecto de arreglo de la casa, etc. Cada cosa de acuerdo con las edades de los hijos.

Los padres también tienen que estar siempre dispuestos, a nunca desperdiciar un momento, donde puedan escuchar a sus hijos, todas las veces que quieran hacerlo, descartando si están cansado u ocupados en otras cosas. Los padres tienen que intentar comprender bien, los posibles mensajes ocultos que llevan las preguntas, comentarios o aseveraciones de sus hijos. Algunas veces, no se atreven o no saben ser concretos y prefieren, que los padres interpreten lo que ellos quieren decir y que conduzcan las conversaciones, hacia el tema que ellos quieren hablar. Algunas veces, es muy difícil saber lo que piensan los hijos, pero los padres deben tener la habilidad de penetrar en la mente de los hijos, e intentar adelantarse a los problemas que les afligen, para poderles dar soluciones.

Para educar bien a los hijos, es imprescindible hablar mucho y bien con ellos y saber escucharles, demostrando mucha paciencia, aguante, caridad, equilibrio, tolerancia, condescendencia, humildad, constancia, firmeza, calma y otras muchas virtudes y valores humanos. Es la forma de enseñar con el ejemplo y la práctica. Las conversaciones tienen que fluir en las dos direcciones, aunque haya un bombardeo de preguntas y algunas, se queden en el aire, sin respuestas inmediatas.

Síguenos en

facebook twitter rss

LogoIconSquareRev

JPCG BannerSM