Por María más plenamente al Señor Jesús

testimonio

Por Ursula Jiménez

Un regalo hermoso que he heredado de nuestros hermanos mexicanos, es la profunda devoción a la Virgen Morenita, desde que llegué a Denver hace más de nueve años, no ha hecho sino conquistar mi corazón.

Hace unos meses se cumplió uno de mis sueños; pude visitar el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe. Estoy segura de que fue la intercesión de mi querida Lupita la que hizo este corto viaje posible.

A pesar de todas las expectativas que tenía, nada me preparó para lo que viví en esas pocas horas. Al pararme en la puerta lateral de la Basílica vi de lejos la imagen de nuestra Madre; me arrodillé diciéndole “no puedo creer que estoy aquí, no puedo creer que te estoy viendo y que me hayas traído hasta aquí para conocer tu imagen, para conocer tu rostro moreno, para encontrarme contigo”.

Luego de quedarme mucho tiempo ahí sin atreverme a entrar a la Iglesia, empezó una misa muy solemne, con un coro hermoso, muchos sacerdotes concelebrando, incienso y un procesional muy largo. Así que entré primero a Misa. Al escuchar las lecturas eucarísticas caí en cuenta que era la fiesta del Corpus Cristi. ¡Qué gran bendición! la Virgen me llevó a verla el día en que celebrábamos el Cuerpo y la Sangre de su Hijo.

Me conmovió muchísimo darme cuenta que la Virgen no me había llevado hasta ahí sólo para encontrarme con ella, sino que me llevó para encontrarme, antes que nada, con Él. Al terminar la Misa hubo una procesión muy hermosa hasta la capilla de adoración. Seguí al Señor en procesión y aunque quería seguir los cantos con todo mi corazón tenía un nudo tan fuerte en la garganta que no me salía ninguna palabra; sólo podía elevar en silencio mis oraciones al Señor y entender una vez más que María nos lleva siempre a su Hijo.

Luego de rezar frente al Santísimo me dirigí a la imagen de la Guadalupe. Al empezar a rezar y pedirle por mis intenciones y por las intenciones que me encargaron, tuve la fuerte experiencia que la Virgen ya sabía todo lo que estaba en mi corazón, que compartía conmigo todas mis alegrías, dolores, preocupaciones, necesidades y las de las personas a las que quiero. Escuché cómo me decía una y otra vez “¿Acaso no estoy yo aquí, yo que tengo el honor de ser tu madre? ¿Acaso no estás bajo mi sombra, bajo mi amparo? ¿Acaso no soy yo la fuente de tu alegría? ¿Qué no estás en mi regazo, en el cruce de mis brazos? ¿Por ventura aun tienes necesidad de cosa otra alguna? Por favor, que ya ninguna otra cosa te angustie, te perturbe...”. A pesar de que había mucha gente sentía que éramos sólo ella y yo, que me miraba y me abrazaba como niña chiquita. Me sentí en casa, segura, tranquila y sumamente conmovida por el amor de María.

Al mirar la tilma recordé algo que había escuchado antes, que en el centro del misterio Guadalupano está el Señor Jesús. María en su seno virginal guarda la buena noticia, lleva al mismo Jesús. Muchas veces he escuchado que en México no todos son católicos pero todos son Guadalupanos, y ahora, después de la hermosa experiencia de encuentro con Jesús, gracias a la amorosa intercesión de María de Guadalupe, digo una vez más que eso no es posible. Quien conoce realmente a María, quien se ha encontrado un poquito con el misterio de su amor, encuentra que en ese corazón no hay otra cosa que amor a su Hijo. María nunca se queda con la atención y con el amor que no-sotros le tenemos. Ella nos regresa al corazón amoroso de su Hijo, y con su propio amor nos enseña a amar más plenamente a Jesús. Quien no se deja llevar por María hacia Jesús, no la conoce de verdad y no llega a entrar en la profundidad de su corazón.

Nuestra Señora de Guadalupe fue proclamada Patrona de las Américas porque Ella es un instrumento importantísimo para la Nueva evangelización, no sólo de los hispanos sino de todo el continente. En este año de la Fe, amémosla cada vez más y compartamos el inmenso tesoro que Jesús nos ha regalado. Así tendremos la seguridad de que su Hijo Jesús será anunciado y recibido.

Síguenos en

facebook twitter rss

LogoIconSquareRev

JPCG BannerSM